Notice: We are still open and here to help you with your case! Due to COVID-19, we will be conducting consultations either via video chat, phone, or email. Please don’t hesitate to call us if you have any questions!
Click here to visit our COVID-19 resource center.

Deconstruyendo el proceso de divorcio: Preparándose para un resultado favorable y duradero

La semana pasada, Will Jones, socio de Landerholm Family Law, acudió a Facebook Live para interrumpir el proceso de divorcio en Oregon. Comenzar un trámite de divorcio puede ser no solamente abrumador, sino que puede provocar ansiedad ya que es un proceso bastante complejo, ¿qué pasos tomar y cómo asegurarse de obtener un resultado favorable?  Will nos da sus mejores consejos para aquellos que están comenzando en proceso.

Comience desde el final y trabaje hacia atrás.

“[La mayoría de la gente] comienza [el proceso de divorcio] enfocándose en el principio, ¿verdad? Petición y jurisdicción, cómo hacer la solicitud, cómo hacer todas esas cosas. Estos son aspectos importantes, y son parte del procedimiento, no hay duda al respecto. Pero no es hacia dónde vamos ", dice Jones. “Es como si te subieras a un auto y no tuvieras idea de dónde se supone que está tu [punto de llegada]. ¿A dónde recurres? ¿Qué es lo que haces? Entonces, cuando trabajo con los clientes, me gusta comenzar desde el final de un caso de divorcio, que para la mayoría de las personas se llama un “Juicio General de Disolución”.

Hay tres formas en que se puede llegar a un juicio general de disolución en un caso de divorcio:

1. Estipulación: las partes pueden llegar a un acuerdo bajo sus propios términos fuera del tribunal.

2. Incumplimiento: una de las partes no responde o no se presenta ante el tribunal, por lo tanto, al peticionario se le otorgan los términos que solicita.

3. Juicio: las partes no pueden llegar un acuerdo bajo sus propios términos, y el caso es llevado a juicio, en donde un juez presidirá el asunto.

"[Un juicio general de disolución] es el objetivo de este proceso", dice Jones. “[A partir de ahí], puedes preguntar: “¿Qué se tomará en cuenta?”, o “¿Qué se dejará por fuera?”, y “¿Cuáles serán los términos?” Es un momento decisivo para ambas partes.  Por lo general, ese es el mejor lugar para comenzar, justo al final. ¿Qué estamos tratando de conseguir en este juicio? [Una vez que tengamos esa respuesta], entonces podemos planificar a partir del resultado final cómo vamos a hacerlo, y de qué manera se llevará a cabo el juicio".

undefinedUna vez que haya establecido los objetivos para su juicio y haya esbozado los pasos que espera tomar para alcanzarlos, puede comenzar a trabajar en cada paso del proceso de disolución, como hacer una petición, la cual abrirá su caso ante el tribunal.

“El propósito de la petición es ser incierto. Seremos específicos en cuanto las condiciones de cada parte, pero no queremos presentar la petición diciendo: "Quiero $300 de manutención conyugal", porque el tribunal podría otorgarle $500 o $1,000 o $10,000. Pero solicita específicamente $300, la corte establecerá: "eso es todo lo que pidió", y entonces [eso es todo lo que obtendrá] ", dice Jones. “Entonces, lo que estamos haciendo es establecer metas. Si estamos tratando con manutención conyugal, solicitaremos algo parecido a: “una cantidad de manutención conyugal que el tribunal considere justa y equitativa”, y le dejaremos a la corte esa discreción para decidir qué es justo y equitativo. No vamos a limitar a la corte y decir: “no, solo queremos esta pequeña cosa, y si no podemos tener esta pequeña cosa, no queremos nada”. Queremos una amplia discreción para que, en caso de terminar en juicio porque no podemos encontrar una estipulación, podamos tener la capacidad de argumentar, "debería ser más alto" o "debería ser más bajo", dependiendo de qué cliente ".

Según Jones, debe ser esencial que en una petición los clientes pidan el sol, la luna y las estrellas, basándose en la lógica de que, si algo no se pide, no hay posibilidad de que puedan dárselo. Si bien el tribunal tiene la facultad de denegar a discreción sus solicitudes y toma en cuenta las solicitudes de la parte contraria, una petición es un medio para que ambas partes establezcan los parámetros en los que el tribunal puede trabajar.

A partir de ahí, la ruta que tome un caso de disolución dependerá de la capacidad de ambas partes para poder trabajar juntos, llegar a acuerdos y encontrar soluciones que funcionen sean juntas para ambos. Si no es posible estipular, siempre existe la opción de ir a juicio, en cuyo caso contar con un abogado es sumamente importante.

Si bien cada caso de disolución es diferente para Jones, todos tienen un objetivo en común: crear un juicio para el cliente que perdure los próximos años.

"[El divorcio] no es divertido para nadie: nadie se ha mantenido sonriente nunca a lo largo de un divorcio, aunque pueden obtener un buen resultado. Pero el objetivo no es lidiar con lo que está sucediendo en el presente. El objetivo es lidiar con el juicio y determinar las consecuencias. [La pregunta es]: ¿estamos preparando las cosas adecuadamente en el juicio para atender a los clientes dentro de 5, 10 o 15 años?”

Si está considerando divorciarse y necesita a un abogado experimentado que pueda ayudarlo a obtener un resultado favorable y duradero, llame hoy a nuestra oficina al (503) 227-0200 para programar su consulta. Además, si desea saber más de Will Jones sobre la deconstrucción del proceso de divorcio, puede hallar su entrevista en nuestra página de Facebook Landerholm Family Law, así como en nuestro podcast, Modern Family Matters.

Categories: